top of page

Cómo formar y mantener buenos hábitos

Cuando hablamos de hábitos una cosa está bastante clara, estos tienen el potencial de afectar de manera negativa o llevarnos hacia una vida exitosa, ya que se convierten en la base de nuestro día a día. Entonces, la pregunta clave es cómo desarrollar un buen hábito y reemplazar los que no nos benefician.

El libro “El Poder de los hábitos” de Charles Duhigg, explica que un estudio de la Universidad de Duke encontró que alrededor del 40% de lo que hacemos todos los días se siente como una decisión, pero en realidad es un hábito.

A continuación, te doy algunos consejos sobre como construir nuevos hábitos y lograr con mayor facilidad que se mantengan; claro siempre con una pequeña cantidad de disciplina inicial.


¡¡Espero que te sea de utilidad!! :)

 

1. Comienza con un hábito simple o pequeño.


Empieza de una manera simple, elige algo que sea suficientemente fácil como para que no necesites motivación para hacerlo; recuerda no intentes cambiar completamente tu vida en un día. La clave es desarrollar micro-compromisos y concentrarse en los pequeños logros, así te será más difícil fallar. Algunos ejemplos son: realizar 5 flexiones por día, caminar solo 10 minutos al día, escribir un párrafo de tu tesis o despertar cada mañana 15 minutos antes. Lo sé, es probable que estas actividades parezcan demasiado simples ¡Y ese es su poder!


“Hágalo tan fácil que no pueda decir que no”.

—Leo Babauta


2. Se gradual con tu hábito y hazlo todos los días.


La consistencia es fundamental para que un hábito se mantenga. En lugar de intentar hacer algo asombroso desde el principio, comienza poco a poco y mejora gradualmente. Por ejemplo, un mes es un buen bloque de tiempo para comprometerse con un cambio, ya que cabe fácilmente en tu calendario; y verás que en el camino tu fuerza de voluntad y motivación aumentarán, lo que hará que sea más fácil mantener dicho hábito. ¡Toma en cuenta que las mejoras del uno por ciento se acumulan sorprendentemente rápido!


Tip: programa recordatorios en tu agenda para ejecutar los nuevos hábitos todos los días.


“Somos lo que hacemos día a día.

De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”

– Aristóteles


3. Elimina la tentación y reemplaza hábitos viejos.


Reestructura tu entorno para eliminar las tentaciones los primeros treinta días. Supongamos que decidiste comer mejor, pero cuando abres la puerta de tu refrigerador, solo encuentras comida chatarra. ¿Qué tan difícil será para ti resistirte a todo eso? Si no te concentras en cambiar tu entorno, entonces puede ser un gran desafío deshacerse de tus malos hábitos y reemplazarlos por uno mejor. De igual manera si estas renunciando a un hábito, asegúrate de reemplazar adecuadamente cualquier necesidad que hayas perdido. Por ejemplo, si ver televisión te relaja de cierta forma, podrías comenzar a meditar o leer como una manera de reemplazar esa misma necesidad.


Tip: realiza los cambios correctos dentro de tu entorno que estén en consonancia con tus objetivos; y pasa más tiempo con personas que modelen los hábitos que deseas reflejar, te conviertes en aquello con lo que más pasas el tiempo. Además, contar con el apoyo de tus familiares y amigos no solo facilitará el proceso de adopción de buenos hábitos, sino que también aumenta tu confianza, gracias a su apoyo moral.


“No ser consiente de tus malos hábitos, impide eliminarlos”

– Arili


4. Cuando te resbales vuelve al camino rápidamente.


No esperes a que todos tus intentos de cambiar hábitos tengan éxito de inmediato; ¡esta bien cometer errores y desviarse un poco del camino, pero la diferencia aquí será que tan rápido vuelves a la normalidad… abandona es mentalidad de todo o nada!. Solo necesitas ser consistente, no perfecto y concéntrate en construir la identidad de alguien que nunca pierde un hábito dos veces.


Tip: cuando tengas pensamientos negativos, utiliza la palabra "pero" para interrumpirlos. Por ejemplo: "No soy bueno haciendo ejercicio, pero, si trabajo en ello, podría mejorar".


“La disciplina comienza con el dominio de tus pensamientos.

Sino controlas lo que piensas, no podrás controlar lo que haces”

– Anónimo


5. Se paciente y encuentra el propósito.


Antes de decidirte a incluir un buen hábito en tu vida, debes tener claro por qué quieres adoptar ese hábito, qué importancia tiene en tu vida, cómo te ayuda en la consecución de tus metas. Si no tienes la claridad en mente, puedes confundirte y estresarte fácilmente. Es por eso, por lo que primero debes desarrollar la claridad para tomar la dirección correcta y tener un propósito. Cuando tus intenciones son claras con respecto a un hábito, entonces puedes sacrificar cualquier cosa para desarrollarlo porque eres consciente de los resultados que traerá a tu vida si se hace con éxito. La grandeza requiere tiempo, construir una vida excepcional requiere tiempo y desarrollar hábitos excepcionales que te conviertan en un ser humano excepcional requiere tiempo. Así que, en lugar de luchar contra esto, diviértete durante el camino, no seas tan duro contigo, juega a largo plazo, ten paciencia y avanza a un ritmo sostenible.


Tip: aprender a ser paciente es quizás una habilidad que tendrás que sumar durante este tiempo, recuerda puedes hacer un progreso increíble si eres constante y paciente.


"La paciencia es fuerza concentrada"

- Anónimo


6. Recompénsate y celebra tus pequeños logros.


Concéntrate en construir un sistema de recompensas durante el proceso para celebrar la consecución exitosa de tus objetivos. Cada vez que te recompensas, reafirmas y refuerzas el comportamiento; y pronto comienzas a asociar (a nivel inconsciente) el placer de la recompensa con la conducta. Y esto, no sólo te ayuda a minimizar las posibilidades de volver a caer en el viejo hábito, sino que también te empuja a convertir un buen hábito en parte de tu vida.


Tip: La recompensa que elijas depende de ti, pero es importante celebrar esos grandes momentos en el camino. Y este tipo de recompensas no tienen que arruinar tu cartera; puedes ver una película nueva, disfrutar de un helado, comer un dulce o planificar una cita para hacer ejercicio con un amigo, etc… ¡algo que te traiga felicidad!


“Todo esfuerzo tiene su recompensa,

sigue demostrando tu perseverancia y llegarás a la meta”

– Anónimo


7. Se coherente e identifica todos tus obstáculos.


Para desarrollar un buen hábito, debes tener una idea clara de todos los factores desencadenantes y obstáculos que podrías tener durante el proceso. Una vez que identifiques las cosas que podrían detener tu evolución, entonces será fácil encontrar una solución para superar esos problemas. Digamos que quieres hacer ejercicio porque conoces los beneficios que aporta a tu salud, pero el gimnasio está bastante lejos de tu casa. En esa situación, en lugar de poner excusas acerca de no poder ir al gimnasio, lo que harás será comenzar con algo de ejercicio básico en tu casa, y por consecuencia será fácil practicar este hábito.


Tip: cuando empieces a formar un buen hábito, seguramente habrá muchos días malos, pero eso no significa que debas volver a los viejos-malos hábitos.


"Tu vida cambia el momento en que tomas una decisión

nueva, congruente y comprometida"

– Tony Robbins


8. Crea responsabilidad por tu hábito.


Realiza un seguimiento de tus esfuerzos ya sea en un cuaderno o alguna aplicación, y haz declaraciones públicas sobre tu nuevo hábito (de acuerdo con expertos, es más probable que cumplas con un compromiso cuando otros lo saben). Familiarízate con los beneficios de realizar un cambio, infórmate sobre el nuevo hábito que deseas tener en tu vida. Así mismo, exponerse a información realista sobre las desventajas de no hacer un cambio te dará motivación adicional...¡se consciente de las consecuencias!. Si te mantienes comprometido con la práctica de buenos hábitos, las posibilidades de éxito aumentan considerablemente. Mantén el enfoque en tu objetivo principal, que es hacer que ese buen hábito forme parte de su vida.


Tip: observa cualquier cambio en ti después de comenzar con un hábito; el simple hecho de saber que serás responsable de esto te mantendrá enfocado y constante.


“El compromiso no es sólo una promesa que haces contigo mismo para lograr algo,

sino también dedicar tu tiempo y energía a un trabajo específico, con entusiasmo”

- Anónimo


¡Acepta el desafío de comenzar hábitos saludables!


Ahora que sabes lo que se necesita, prueba moverte más, comer mejor, mejorar tus relaciones con tus seres queridos, refrescar tu mente y nutrir tu cuerpo. Hazlo por ti, no te preocupes por todas las cosas que "deberías" tener como hábitos. En su lugar, utiliza tus hábitos viejos como plataforma para tener nuevos objetivos y estar motivado a lograrlos.


"La clave de la victoria es crear las rutinas correctas"

- Charles Duhigg


 

Recomendaciones de libros:

El poder de los hábitos. Charles Duhigg

Hábitos Átomicos. James Clear

50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page